El Bosc Màgic: Espacio de Crecimiento Respetuoso

El Bosc Màgic”, un lugar donde disfrutar

“El Bosc Màgic” es un espacio para niñas y niños de a partir de unos tres años de edad que ha sido creado para que puedan crecer y relacionarse de forma libre y respetuosa. Está situado en la montaña de Sagunto (Valencia), entre Torres-Torres y Quart de les Valls.

Tenemos un domo de madera y cristal y un terreno con huertito y gallinero. Por la puerta trasera del cercado se accede directamente a una montaña llena de senderos y a sólo diez minutos se ve el mar.Tenemos un arenero, un circuito de agua y una casita de madera, aunque lo cierto es que los niños lo pasan en grande simplemente escondiéndose entre la vegetación y explorando por el bosque.

Nuestra manera de entender el acompañamiento respetuoso

En “El Bosc Màgic” queremos compartir con las niñas y niños nuestro tiempo de la mejor manera posible, eso para nosotros implica la escucha de cada una de ellos de manera individual. Para poder estar a su lado y respetarlos, nos mantenemos en plena atención. Así pues, podemos ver cuáles son sus necesidades y atenderlas, por ello no llenamos el tiempo de actividades sino que lo hacemos a la inversa: ellos juegan a algo, nos piden información, deciden caminar por el bosque, modelar o cualquier otra cosa por iniciativa propia.

Los niños están ávidos por aprenderlo todo. Eso sí, cuándo surja el interés por algo será una sorpresa, por eso estamos atentos para apoyarles y ofrecerles lo que necesiten cuando llegue el momento. Si nos anticipamos podemos distraer su atención de aquello que les apasiona hacia lo que nosotros creemos que necesitan saber. Confiamos en que ellos son tan inteligentes que están conectados con su verdadera necesidad y nos muestran el camino a los adultos.

Queremos darnos y darles la oportunidad de que cada día sea nuevo. Si podemos dejar de planificarles y darle al juego siempre su importancia, sobre todo en la primera infancia, les vamos a regalar lo único que necesitan: que se les dé tiempo y espacio para crecer y sentir la vida, en lugar de pensarla.

Una de las mayores dificultades de los adultos cuando entramos en relación con el otro, suele ser el estar con las emociones que nos incomodan. Gracias a ellas crecemos y maduramos, así que nuestro papel consiste en dejarlos sentirse como se están sintiendo, sin poner etiquetas a las emociones y haciéndonos responsables los adultos de nuestras propias emociones al acompañar sin juicio al niño con lo que está sintiendo. Por ejemplo, le diremos a un niño “si te subes ahí me siento mal porque me asusto, ¿estás yendo con cuidado?”, en lugar de “no te subas a ese árbol que me pones nerviosa y nos vamos de aquí”. Si el adulto se hace cargo de lo que es suyo, el niño también puede responsabilizarse de aquello que hace y siente. No aprendemos de lo que se nos dice, sino de la coherencia que vemos en los demás.

La importancia de las madres y los padres

Realizamos entrevistas personales a las familias que quieren conocernos y tienen hijos de unos tres años para arriba, con el fin de charlar de manera cercana y sentir si éste es el lugar donde quieren traer a sus hijos. Es una decisión demasiado importante para que algunas preguntas se queden en el aire y pensamos que, tanto nosotros como las familias, necesitamos ese tiempo para conocernos un poco mejor.

El período de adaptación de los niños es progresivo e individual. Mamá o papá viene con su hija/o durante el tiempo que sea necesario, hasta que se sientan preparados para quedarse algún ratito con nosotros. Si se respeta su proceso, los niños se quedan tranquilos y no hay llanto al despedirse. Tras ese período, cada día los pequeños deciden cuánto rato necesitan con sus papás y es hermoso ver cómo avisan cuando ya están preparados.

Los padres vienen al espacio de vez en cuando a compartir con los niños aquello que saben hacer, bien sea escalar, cocinar, tocar un instrumento o cualquier otra cosa.

Realizamos encuentros en los que Nuria y Carles apoyan a los padres en sus dudas e inquietudes en esta etapa tan importante para los pequeños.

Escuchando plenamente a las niñas y niños en el Bosc Màgic, vamos recordando a las madres y padres cómo poder estar con nuestras emociones, ya que en la infancia todos éramos plena presencia, pero lo olvidamos al no tener adultos a nuestro alrededor que pudiesen acompañarnos y escucharnos profundamente. En nuestros encuentros con las familias iremos comentando cómo están sus hijos, sin olvidar que lo más importante es crecer como padres para ser coherentes y criar niños felices.

Cómo aprenden los niños

Es importante ser conscientes como adultos de que los niños siempre están aprendiendo y de que un método educativo determinado limita su capacidad de elegir y entusiasmarse. No es sencillo esperar y darles espacio. Si podemos confiar y no impacientarnos, comprobaremos que aprenden lo que necesitan a cada momento, lo que resulta estimulante, no lo que los mayores creemos que es imprescindible saber. El aprendizaje y el juego nunca están separados, por eso aquello que aprenden se les graba para siempre. Cuando llega el momento de aprender a leer y escribir, lo hacen muy deprisa porque desean adquirir ese conocimiento, tanto es así que se convierten en grandes lectores porque no han sido obligados y sienten el placer de leer.

Las niñas y niños son plena presencia e inteligencia. Somos los adultos los que dudamos, los que tememos que intelectualmente se queden atrás con relación al resto, siendo que hasta los 6 años su cerebro no está preparado para adquirir ciertos conocimientos.

Aprenden a ser autónomos y ágiles cuando están preparados, y aquí van a aprender a leer, a escribir, a contar, a dibujar, a modelar, a trepar, sabrán geografía, aprenderán inglés,… Siempre a su tiempo, el del propio niño, que es un ser único al que no vamos a forzar a que haga cosas que no desea, porque entonces creerá que la vida es eso, una lucha individual para alcanzar el éxito, y el éxito está en saber disfrutar de cada día y en cooperar con los demás. Si podemos soltar las expectativas que tan infelices hacen al ser humano, mágicamente todo llegará de forma
sencilla y natural.

Cuál es la tarea de los acompañantes

La tarea de los acompañantes es saber esperar a que las propuestas cada día salgan de los pequeños, así serán más creativos, decididos y autónomos.

Les damos materiales, jugamos con ellos u observamos cómo juegan, les leemos, mediamos en los conflictos si es necesario, les damos seguridad y cuidados, estando atentos para no quitarles protagonismo ni capacidad de improvisación.

Decidimos poner unos horarios en el blog porque eso nos ayuda a los adultos a organizarnos. Las decisiones de nuestro espacio se toman por asamblea los niños y los acompañantes, incluso la hora de comer puede variar si los niños así lo deciden. Ellos son la inspiración y de sus ideas y propuestas se crean los proyectos.

Los materiales del Bosc Màgic pueden ser comprados o manufacturados, pero también es importante para nosotros que puedan crearlos ellos, ya que ésa es una experiencia que le da mucho más valor a los objetos que van a manipular, además de ser únicos e irrepetibles.

El bosque, entorno natural

El contacto con la naturaleza nos convierte en observadores y mantiene viva nuestra sensibilidad y capacidad de sorprendernos. Si los niños del Bosc Màgic deciden pasar los días en el bosque y entrar poco al espacio cerrado, así va a ser. Los senderos cercanos son fantásticos y pueden vivir verdaderas aventuras.

Además, crecer en contacto con la naturaleza hace que nos sintamos unidos al entorno, a lo que somos y a los otros. También mejora la concentración y la capacidad de análisis, fomentando el trabajo en equipo, y los sentidos y capacidades psicomotrices se desarrollan espontáneamente en un entorno natural. Los elementos naturales son útiles como a material didáctico: piedras, plantas, animales, tierra,…

Un objetivo fundamental en nuestro espacio es crear hábitos alimenticios saludables y de respecto al medio ambiente. Tenemos un huerto ecológico y los niños forman parte de todo el proceso: plantan las semillas, riegan y recogen las verduras para, finalmente, llevárselas a casa y comérselas.

Hemos construido un domo únicamente con madera y cristal, que forma una semiesfera sin ángulos rectos que resulta cálido y acogedor, y en el que se aprovecha al máximo la luz solar.

Reutilizamos todos los materiales a nuestro alcance para reciclar al máximo. De los restos de tarima del domo hemos hecho móviles para los árboles, una cocinita, un carro,…, y nuestro cercado está hecho de palets.

Quiénes somos

Nuria Navarro estudió Bellas Artes y Arte Dramático y ha sido profesora de secundaria durante muchos años. Fue madre en 2011 y sintió en ese momento que la mayoría de enseñanzas sobre crianza y educación que había vivido o escuchado eran solo teorías que necesariamente tenían que ser cuestionadas. Es directora y acompañante de los niños en “El Bosc Màgic”.

Carles Company lleva muchos años trabajando como terapeuta de Presencia Biodinámica, ayudando a madres y bebés, o a cualquier persona que quiera sentir su cuerpo para vivir en el presente y que el flujo de pensamiento sea más liviano. También realiza cursos tanto para profesionales del mundo de la salud (terapeutas, parteras,  édicos,…), como para cualquiera que busca el crecimiento personal. En el “Bosc Màgic” su papel es fundamental para poder apoyar a las familias en el crecimiento respetado de sus hijos.

Nuestros mejores deseos a todas las mámas y papás que están deseando ofrecer a sus pequeños una infancia amorosa donde lo primordial sea el jugar y disfrutar.

Un abrazo.

“El Bosc Màgic”
Nuria: 677 41 74 94
escolalliureboscmagic.blogspot.com.es