LA ATENCIÓN, EL NO-SABER

La atención no entendida como resignación sino como la acción de la Presencia Biodinámica, es la fuente de transformación, de crecimiento y de cambio profundo. Aunque resulte paradójico,  cambiamos de forma más radical cuando no nos centramos obsesivamente en el cambio, sin determinar de antemano cuál será el cambio, puesto que si sé lo que necesito estoy limitándome a mi experiencia de vida y nada nuevo tiene cabida en lo conocido.
El no-saber, por el contrario, nos libera de todo condicionamiento.
En el cambio planeado solucionas un problema creando otro, neutralizo una tensión generando otra tensión. La aceptación permite deshacer toda tensión y por ello hace que los supuestos problemas que nos abruman sencillamente desaparezcan. La aceptación de no saber origina un espacio de libertad en el que no hay resistencia a ninguna experiencia interna o externa. Dejamos de medirnos y de medir la realidad con modelos que nos dicen como deberían ser las cosas, permitimos que la Presencia Biodinámica siga su propio ritmo.
Amor
Carles