COHERENCIA

 Es importante  encontrar en ti el reino de la armonía y la coherencia . La actitud es colocarte más allá de la tú personalidad, de tú historia, es la actitud de Amor. Cuando se está en esta actitud —que de hecho, no es una actitud— ves todo lo que te rodea desde la Conciencia, desde tu Vacuidad.
 Y cuando la sociedad , tu entorno, superpone en ti una personalidad, una historia o ser una mujer o un hombre, terapeuta, padre, hijo… no encuentra donde agarrarse y en ese momento, por el hecho de que no encuentra donde asirse en ti, eso se convierte en una expansión de Conciencia para ella y se planteará de nuevo la pregunta y puede mirar lo  nuevo y en cierta manera abandonará los esquemas que se ha superpuesto. De esta manera estas transformando lo que te rodea y estás transformando también, la sociedad.
Por expansión de Conciencia quiero decir, que la persona para un instante, puesto que lo que había proyectado no encuentra donde agarrarse. Entonces, hay de nuevo un preguntarse, un mirada limpia para comunicar. Es como si alguien te encuentra y te dice: “¿eres Juan?” y tú contestas: “no señor, no soy Juan, soy Pepe”. Entonces, ¿qué sucede? Como ha proyectado el esquema Juan y ve que se ha equivocado, que es Pepe y como no lo conoce, ¿qué hay que hacer? Observa, mira, escucha en la persona la sucesión de palabras, el tono, …etc.
En nuestra sociedad no funcionamos nada más que por clichés.
Y por esta razón vivir en esta sociedad resulta un poco aburrido. Nos relacionamos con etiquetas.
Pero hay que contemplar ese aburrimiento sin poner el acento en él,  sino aprender a mirar, acogerlo, estar receptivo; ese aburrimiento es un don, un don para despertarte. Todo lo que es escuchado desde la presencia biodinámica es una oportunidad.
Primero hay que ver los mecanismos nuestros en la vida de todos los días. Cómo procedemos ante las cosas que se nos presentan. Caer en la cuenta de que no aceptamos lo que se nos presenta. Inmediatamente lo interpretamos, si nos conviene, nos identificamos con ello y si no, lo eliminamos. Esa identificación o rechazo es la misma cosa. No estamos más en relación con el objeto ni con la situación, hay que caer en la cuenta de esto. Hay que verlo y cuando lo constatas, tienes que tomar nota de tu estado. ¿Cuales son tus reacciones a lo que estas comprobando? Esto te abre inmediatamente a una observación que se hace consciente de que calificamos constantemente sin tener la posibilidad de recibir lo que es.
Vamos a ver cosas que nunca hemos visto; objetos, o situaciones con mucha más riqueza y sobre todo, viviremos más profundamente en esta escucha. Porque esta escucha no es una función, es un estado de Ser. Esta escucha no la puedes atrapar, se vive en una plenitud, una suficiencia, una alegría, una libertad. La persona no tiene sitio en esta escucha. Así como antes escuchabas desde la persona, ahora lo harás desde la Vacuidad. Vas a comenzar a vivir todo lo que sucede después de cada acción, después de cada pensamiento. Vas a vivir conscientemente esos momentos que son momentos más allá del espacio y del tiempo. No son momentos que se consideran como una ausencia de actividad, una ausencia de pensamiento, sino momentos vividos como una Presencia Biodinámica. Y los vivirás en identidad con ellos, estarás totalmente armonizado. Ya no hay observador y cosa observada.
amor
carles