CONTROL

¡Es tan sencillo no hacerse cargo de lo que me está ocurriendo, buscar fuera la consecuencia de lo que estoy sintiendo!. Se nos ha hecho creer que tenemos que controlar, saber qué es y, por qué nos ocurre lo que nos ocurre mirando afuera, cuando en realidad no existe un afuera, todo es una extensión del cuerpo que habito apareciendo en el vacío que soy. Cuando podemos enfocarnos en el vacío y no en la historia de vida no digerida, todo empieza a cambiar, aunque no puedes saber hacia dónde o qué cambiará, pero cambia. A veces ocurre que parece que no cambia nada, porque estamos mirando en la dirección que querríamos que cambiase y esto hace que no veamos el cambio que todos los demás ven en nosotros y solo nosotros no vemos. Hacerse cargo de que no sé lo que necesito es el primer paso de la expansión; no puede ser de otra forma. Y soy muy consciente de que lo que propongo es muy poco popular puesto que lo popular es alentar a que sueñes con insistencia y así conseguirás lo que quieres, y si no lo consigues es que no lo hiciste lo suficientemente bien, insiste más fuerte. Este es el mensaje del viejo paradigma lineal de la mente intentando controlar, eso sí, muy adornado. No, la vida no hay que empujarla, no necesita esfuerzo; tan solo darse cuenta de lo que eres te libera del hacedor que realiza el esfuerzo.

Extracto del libro Presencia Biodinámica 
Amor
Carles