DARSE CUENTA, ESCUCHA EN ATENCION PLENA.

Con ¨darse cuenta¨ me refiero a un observación en la que no hay elección, a un simplemente observar ¨lo que es¨. Pero no podemos observar  lo que es si tienes una idea  o una opinión de lo que estas observando, percibiendo, si lo etiquetas de cualquier forma.
tenemos que darnos cuenta plenamente de los movimientos de los pensamientos, sentimientos que surgen, observar la actividad que surge sin valorarla, lo cual exige una mente realmente atenta y dinámica. 
Darse cuenta es observar la actividad del cuerpo, como caminas, como estas sentado, los movimientos de las manos, escuchar las palabras que empleamos, observar los pensamientos, las emociones y las reacciones. Hay que darse cuenta de todo esto, y no es posible hacerlo si juzgamos y hacemos valoraciones, esto es bueno esto es malo, me quedo con esto y rechazo esto otro, lo cual solo sirve para dormir la mente en lo conocido.
La atención nace del darse cuentea, fluye cuando en el darse cuenta no hay elección, no hay preferencia personal ni experimentación, tan solo observación. Para lo cual la mente tiene que tener mucho espacio, estar vacía. Una mente atrapada en la ambición, en querer conseguir cualquier cosa, con cualquier expectativa, una mente así no tiene suficiente espacio para observar, estar atenta; esta ocupada en su propios deseos.
Sin embargo es, a través  de darse cuenta, a través de la observación sin elección, que sólo es posible cuando la mente tiene suficiente espacio para observar, empieza a disolverse cualquier forma de condicionamiento y puedes dejar de identificarte con la  historia que crees ser. 
Amor
Carles.