El paraíso

Es igual lo que hagas. Nunca podrás librarte del sentimiento de separación porque mientras siga habiendo una historia seguirá existiendo un problema, seguirá existiendo la separación. La terapia y la meditación son estupendas y hacen más confortable la prisión, pero no te sacan de ella porque la prisión es la historia que has creído ser. La historia que has creído ser no tiene ninguna posibilidad de salir de la prisión, precisamente porque la prisión consiste en el sentimiento de que hay una persona separada. Y eso es lo único que nos impide reconocer que esto es el paraíso. Cuando la historia se digiere, se ve que nunca hubo una prisión y esto siempre ha sido el paraíso. Nunca abandonamos el paraíso. 
Amor

Carles