Escucha.

No somos felices cuando intentamos conseguir algo y lo conseguimos. Somos felices viendo escuchamos plenamente en esta ambición. Es la escucha la que disuelve la ambición y, la plenitud que está detrás aparece espontáneamente. Es entonces cuando nos siento ser plenamente. Esta es la felicidad que de verdad añoramos y no aquella tras lo que corremos. Aquí está la diferencia y si la veo claramente puede transformarse por completo mi manera de vivir. 

Carles