La búsqueda

Le búsqueda no te conducirá a ninguna parte, pero no hay nada de malo en la búsqueda. Muy posiblemente a lo largo de este aparente proceso escuches decir que la búsqueda no tiene ningún sentido, ¿te suena? Pero la búsqueda no se puede abandonar hasta que se detiene por si misma. Y solo se detendrá en en el momento que ves que lo que has estado buscando siempre ha estado contigo, de hecho, siempre ha sido lo que tú eres. Sé que de nada sirve sugerirte que abandones la búsqueda para poder encontrar, lo cierto es que da igual que seas vegetariano, que te emborraches, medites, veas televisión, que seas positivo,  que te sientas a escuchar a tu gurú o te vallas a la cancha. Ninguna de esas cosas hará ni más ni menos fácil que se produzca el despertar. Buscar o no buscar, meditar o no meditar, en realidad esa no es la cuestión. La cuestión es que no hay nadie que pueda decidir hacer alguna de esas cosas. Si la meditación sucede, sucede y continuará sucediendo hasta que deje de hacerlo. Lo mismo ocurre con el hecho de tomar alcohol.
También es posible que te deshagas de la creencia de que puedes tomar alguna decisión.
Excepto que tampoco puedes. Hasta que sucede.
Amor
Carles