La vida fluye sin mi.

Después de encarnar la P.B las cosas conserva el mismo aspecto que siempre han tenido y la mente sigue pensando como lo ha hecho siempre.  Por esta razón no es necesario estar en un estado de silencio o quietud, nada que practicar. Cuando te das cuenta de esto, lo cual se logra mediante la observación que se hace con la mente, se comprende como funcionan los pensamientos, qué es la mente y en qué lugar se produce todo eso. Pero ese comprensión no nos ata como nos sucedía antes. 
La vida es vivida desde otro lugar. 
 Amor 
Carles