La vida sucede.

En realidad, de lo que trata todo esto es de cuestionarnos nuestras creencias. Todos nuestros problemas proceden de la idea de que somos individuos, con la sensación de ser distintos del resto. La causa de todos nuestros conflictos es que creemos esa separación. Si queremos liberarnos del sufrimiento que causa conflicto, no tenemos mas que cuestionarlo todo, observar y ver que la causa subyacente es el yo y que sus consecuencias son la infelicidad, el miedo, la ansiedad, el estrés, la autocompasión o lo que sea… Si nos damos cuenta de que la causa es falsa, ¿podría entonces producir alguna consecuencia? No puede haber efecto sin causa. Al caer la mascara de la causa, ¿que pasará con las consecuencias? Pues que desaparecen, lo cual no quiere decir que no sigan activos los pares de opuesto, sino que ya no resultan creíbles ni uno se engancha a ellos, con lo cual, la energía fluye. Basta con fijarnos en toda manifestación para darnos cuenta de que todo es dual, que se basa en pares de opuestos. Si no hubiera silencio, no habría solido; sin la quietud, no habría movimiento, o junto al revés. 
La totalidad se caracteriza por su dualidad,  energía vibrando que adopta distintas estructuras y formas. 
Es cuando esto se entiende, que ya no esclaviza como antes. Ya no existe un ente individual que sea esclavo de su sensaciones de separación, de la inseguridad y de la vulnerabilidad; alguien que quiera cambiar, alterar, modificar y corregir lo que existe; alguien que viva en eterno conflicto y que constituya un despilfarro de energía. Sin todo esto, y en consonancia con el universo en su manifestación dual, la energía fluye sin ningún esfuerzo, al tiempo que se van produciendo los cambios. Al igual que este cuerpo ha pasado de ser un recién nacido, en en adolescente, en un adulto que ahora se dirige una madurez y que un dia dejará de funcionar y esta energía se disipara! Todo eso sucede por sí solo. No es que intente envejecerlo. Es algo que sucede de por si. No nos damos cuenta que está sucediendo aquí mismo de por si. 
¡ Es cuando pensamos y nos creemos que somos esas entidades individuales, que han sido creadas por esos pensamientos, entonces creemos que somos los que manejamos el cotarro y eso con causa un sinfín de sufrimiento. La vida sucede.
Amor
Carles