La vida sucede.

Podemos empezar por la experiencia del hecho que existimos, eso es innegable, yo existo. No se necesita nada más, todo lo demás funciona por sí solo. Pero es importante enfocarnos más en el hecho de que existimos en lugar del contenido de lo que suceda. Deja que el contenido (es decir, pensamiento, sensaciones y percepciones, mente, cuerpo y el mundo) se desarrollen por si solos porque, de todas formas, eso es lo que está sucediendo, no hay nadie moviendo los hilos. La vida sucede. 

Amor

Carles