MADUREZ II

La experiencia es impermanente. Cuando el tiempo de bebés la experiencia no existía. En  algún  momento apareció, y en otro momento ( la madurez ) desaparecerá.
El reconocimiento instantáneo de lo que esta más allá de la experiencia, plena presencia, es un instante de no experiencia consciente. Hay muchos momentos de plena presencia en una vida, e incluso en el día a día. Como nuestra atención suele fijarse en los objetos, formas experimentadas, la base de la conciencia en la que se producen todas las experiencias de los objetos suele pasarse por alto. Las formas nos atrapan. 
Encuentra la conciencia y has encontrado la permanencia. ¿Cómo encuentras la conciencia? Renunciando a la búsqueda de la conciencia como una cosa, como un objeto. Vació informe.
Pregúntate ¿quien es consciente?
Si en algún momento te imaginas separado de la plena presencia, haber si puedes encontrar quien está separado. 
Cuando te das cuente que el nudo es un producto impermanente de la imaginación que aparece y desaparece en la conciencia permanente, no queda nudo que deshacer.
La conciencia no se limita a ningún estado en particular. La verdadera expansión está tan abierto que incluye los estados de contracción. No se, me siento abierto y, por lo tanto, estoy abierto y me siento bien, sino más bien: yo soy apertura y, por lo tanto, todo es experimentado.   Vació informe.
 
Amor
Carles