Madurez

No puedes sentir otra cosa que la que sientes en el instante. Tampoco puedes elegir lo que experimentas. Ello se produce según tu pasado, tu infancia, lo que tu historia de vida allá sido, o no digerida. Es desde tu experiencia pasada la que determinará tu manera de reaccionar anta la situaciones. Hay quien se desmaya al ver sangre, a otros les estimula: tú no decides.

  No hay razón para nada. Intentar analizar tu vida es infantil. Explicar tus vivencias es una forma de estupidez. No podemos constatar más que nuestra propia inmadurez. Aparta, pues, de todo de comprensión de tu vida. Olvida las explicaciones, sobretodo las interpretaciones de los terapeutas y los psicólogos. El comentaría que hace tu vecino sobre ti es justo, pero justo en el sentido en que este vecino no puede comprender de otro modo que como lo ha hecho. Lo que dicen siempre es legítimo para quien lo dice, pero no te concierne a ti.

Deja, pues, de lado todo judicio o interpretaciones de los demás.  Tambien, abandona tus comentarios sobre ti mismos, ya que no son más que opiniones del entorno de las que te has apropiado. 

Cuando ya no dices ni escuchas nada, ¿que queda? Te queda el sentir: una tensión en el cuello, en la garganta, en el estomago, en la zona lumbar…Toda emoción es sensación un sentir. Regresa a este plano, Escucha.

¿Que significa escuchar? Significa amar. Sin amor, la Escucha es imposible. No hay nada para ti, no intentes comprender nada, sólo siente plenamente. No podemos hacer nada más en la vida. Y es suficiente.

Permanece a nivel sensolirial, no hay nada que pensar.

Lo que sucede es un regalo que te haces. Nadie lo ha elegido para ti. Es tu maduración en camino.

El presente no es un concepto, sino un sentir.

Amor

Carles 

Un comentario sobre “Madurez

Comentarios cerrados.