Ocurre

La Presencia es una cualidad de bienvenida, de conciencia abierta que se dedica simplemente a presenciar el movimiento de la vida (P.B) Todavía hay alguien que es consciente y hay eso de lo que se es consciente- el viento, el agua, el sabor del café, la sensación de miedo, o el peso sobre la silla-. Es entonces cuando puede haber un desprenderse de ese alguien que es consciente, y todo lo que queda es Presencia sin nadie que lo este presenciando. Todo esto es totalmente sin juicio, sin análisis, sin el deseo de llegar a ello, o que devenga algo. No hay ninguna expectativa. Hay simplemente presencia biodinámica. 
La Presencia es lo que somos. Nosotros somos la única fuente de nuestra propia creación. 
En presencia,toda acción es ordenada, espontánea nacida del vacío. 
Sin embargo, al admitir la presencia abrazamos una suerte de muerte. Lo que muere es toda expectativa, todo juicio y esfuerzo por devenir. Lo que muere es la esencia de la separación, el sentido de auto identidad, que sólo funciona en el mundo ilusorio del tiempo, de la memoria y la expectativa. Encontramos que si admitimos simplemente la presencia biodinámica, estaremos en un lugar de no conocimiento. 
No hay ninguna situación en la que no podamos estar unidos con la P. B. La presencia está disponible en cualquier situación. ¿No es maravilloso?
Pero la P. B no es una tarea, no puede ser usada por mi voluntad. Cuando intento sujetarla  a una tarea, intento contraer “eso” que es más allá. 
Y cuando se da la P. B todo  ser se relaja en su abrazo. Ya no hay más preguntas y ya no hay más esfuerzo. La mente se coloca en su lugar, el cuerpo se relaja, la respiración se iguala y la percepción se vuelve global. Descanso en eso que nunca viene ni nunca se va. Veo, toco, huelo, saboreo y oigo con la inocencia de la primera vez, lo desconocido. 
Amor
Carles