SIENDO NADIE

Nadie es feliz, pero que difícil es ser nadie. (Esta es una frase que tenia colgada hace años en la consulta, Nuria me la trajo a la cabeza y salió esto. No recuerdo de quien es ) Cuando te das la increíble oportunidad de dejar de buscarte en ningún concepto o sentimiento, se crea una expansión y tú identidad se convertirá, cada vez más, en apertura. Esto te deja sin ningún lugar de referencia llamado creencia o emoción. No trates de desacerté de los pensamientos ni de los sentimientos, sitúate fuera de ellos. En esta apertura tiene cabida todo y, aló que tú verdadera naturaleza no le molesta nada. Nos molesta cuando nos apegamos para identificarnos con un punto de vista concreto, con la identidad de lo que queremos o creemos ser, entonces vamos en contra de lo que está pasando. Pero cuando somos nuestra verdadera naturaleza, que es el vació expandiendose en al ahora, nos descubrimos que no vamos nunca en contra de nada. El oponernos es lo que hace que aparezca nuestra identificación con la historia, ser alguien, el juego de la ilusión. Permitieren que repita esta entrada antigua, que puede sonar diferente. En el único sitio que experimentamos el mundo es en nuestro cuerpo. No, no somos nuestro cuerpo ni tampoco las emociones, los pensamientos, ni nuestras historias. Mas no podríamos tener experiencias si no estuviésemos separados, cuando buscamos la experiencia, sea la que sea, es por que damos a suponer que no estamos bien con lo que es y buscamos fuera y nos alejamos. Si podemos entrar en contacto con otro sin intentar hacer nada es posible empezar a percibir. ¿De quién es lo que percibimos? ¿Dónde lo percibimos? No podemos sentir lo que los demás sienten, sólo podemos percibir lo que está en nosotros. Esto puede resultar duro, el reconocer que cualquier sentimiento que perciba en contacto con otro sólo puede ser mío. Cuando creo que tengo que hacer algo para mejorar, cambiar, quitar el sufrimiento de otro, ¿quién está sufriendo? Cuando no hay pensamiento, ninguna idea de cómo deben ser las cosas, ocurre lo correcto que viene del Ser, es una acción impersonal y no una acción que surge de la mente limitada por el saber. Cuando la acción viene de ese saber es limitante, cuando creo saber cómo tienen que ser las cosas, éstas están limitadas a mi experiencia de vida y toda experiencia es separación -alguien tiene una experiencia- y la separación es sufrimiento. No, no puedo saber lo que el otro necesita ni tampoco lo que yo necesito, esto sería limitarlo a mi experiencia de vida. Si puedo estar con lo que siento, sin separación, ¿cómo puedo no separarme de lo que siento? Sintiéndolo sin nombrar, si nombras el sentir que en primera instancia empieza siendo una vibración –en el presente-hasta que le pongo un nombre (miedo, rabia, amor…) me voy al pasado y dejo de sentir proyectando al futuro. Si permito la realidad del momento, el momento pasa y no hay sufrimiento puesto que no hay separación y todo es posible y está completamente claro, se disuelven los problemas que te aquejan, que nunca surgen de este momento. Parece como si fuera un milagro, pero es algo totalmente natural, no es más que la disposición de permanecer en paz con lo que es en este momento. ¿Dónde está apareciendo el mundo? Amor carles