SOLTAR EL APEGO AL PASADO

No hay necesidad de que cambies el mundo entero; simplemente date cuenta de tus apegos y habrá comenzado a cambiar el mundo, porque tú eres mundo. Si tan siquiera un ser humano cambia, su cambio irradia a miles de personas. Se volverá un detonador para una revolución que puede dar a luz un nuevo tipo de ser humano.

Lo más difícil en la vida es darte cuenta de los apegos al pasado, puesto que soltar el pasado significa soltar toda identidad, soltar toda la personalidad. Es soltarte lo que crees se. Tú no eres tu pasado, ni siquiera tus condicionamientos. Eres el espacio en el cual el mundo esta siendo vivido.
No es como despojarse de la ropa, es como si te quitaras la piel. Tu pasado es todo lo que sabes que eres. Soltarlo es difícil, arduo, la cosa mas difícil en la vida. Pero sólo los que se atreven a dejar caer, viven. Los demás simplemente aparentan vivir, los demás andan indigestos en cierta forma. No tienen vitalidad, no pueden tenerla. Viven lastrados, lo cual les hace perder muchísima energía en sostener su historia. Y eso no es vida.

Cuanto más desaparece el Humano (contracción) más se siente la presencia del Ser que somos (expansión).
La primera condición que debe darse es desaparecer, es una especie de muerte.
Pero eso no es fácil. El condicionamiento puede haber llegado muy hondo, porque has sido desde el principio; desde tu concepción comenzó el condicionamiento. Para en el momento en que llegaste a estar alerta, un poco consciente, ya había alcanzado el centro Vació de tu ser. A menos que penetres en este centro profundo que no ha sido condicionado, que era antes de que el condicionamiento comenzara, a menos que te vuelvas así de silencioso y de inocente, nunca sabrás quien eres.

Tú eres solamente un lago silencioso de Vació. Y en ese lago silencioso surge tu naturaleza del Ser.