TERMINAR

La gran mayoría de las veces tomamos las decisiones sin ser conscientes de que son patrones de conducta y las excusamos diciendo que son las circunstancias externas, que hemos cambiado. Fijémonos y esto puede que no sea fácil, fijémonos que terminar ciclos es algo que a la mayoría le es costoso y nos hace sufrir. Intentare explicarlo, fui dándome cuenta -y esto me lo habéis escuchado decir- que para poder expandirnos tenemos que trasmutar etapas si algo no termina lo llevamos pendiente,a pesar que la fisiologuia continua la mayoria de las veces psicologuicamente no es así, lo cual hace que mundo occidental este atrapado en la adolescencia, la gente es adolescente atrapados en cuerpos adultos, actuando como adolescentes para poder terminar un ciclo que no se nos dejo terminar. Esto hace que no seamos responsables de las decisiones y buscamos fuera,el papa estado, el papa maestro, el papa o mama pareja, y así un sinfín. Todo esto solo con el propósito de poder terminar una etapa que si no termina no podemos expandirnos y seguir creciendo. Pero como adolescentes atrapados en cuerpos adultos, decimos que decidimos por que nosda la gana decir de esta forma, por que yo quiero. Y de esta forma se perpetuar la situación en que cuando se acercan los finales no terminarlos y dejarlos en suspenso, el trabajo, la pareja, los hijos, el estudio…mil cosa no terminada excusando que algo cambio. Este es el mundo que proyectamos, adolescentes siendo padres o responsables del mundo adolescentes (a alguien le suena el consumismo materialista en el que esta el mundo envuelto) Esto seria útil si tomasemos el poder de darnos cuenta de que solo actuamos desde nuestra experiencia de vida no digerida, no desde el libre adbedrio que creemos tener. Terminar es una especie de muerte, que para mi es una transmutación un día ocurrieron unas circunstancias y plof aparecíaqui, otro día las circunstancia cambiaran y plof desaparecerá trasmutare. Cuando era adolescente tenía mucho miedo a la muerte. Como siempre digo, no pretendo que me creáis, creerme no sirve de nada, Siente…siente… Amor Carles