Tomar el poder

Veo que hay un conflicto en mí. Me doy cuenta que no veo la situación con claridad, no se que me pasa, que necesito; si no, el conflicto estaría resuelto. No le pido a alguien que me libere de mis problemas a trabes de una medicación o unos ejercicios. Le pido que me ayude a estar presente, a escucharme. Esto ya no es una petición externa. Es la demanda de que me devuelva a mi mismo. Ahí tiene lugar una resonancia. Desde este lugar todas las ayuda terapéuticas, de amigos, afectivas, son posibles. Amor Carles

2 comentarios sobre “Tomar el poder

  1. ¡Dios santo! esto es lo que necesitaba Precisamente hoy me sentí fatal humillada quería ser escuchada sin regaño, critica, sentía explotar respiraba profundo subía y bajaba en mi cuerpo la sensación de impotencia coraje de no tomar mi poder temiendo empeorar las cosas y así vino a mi mente mi niñez, adolescencia juventud repitiendo este patrón, respire de nuevo varias veces sintiendo, me decía nadie me hace nada nada tiene que ver conmigo la indigestión del otro pero me lastima y mucho….ok no pudo ser de otra manera pero así me sentí hoy, y encontrarme con este texto mi cuerpo se aflojo llore un poco me sentí mejor no cambio la situación pero me siento mejor…… gracias totales

  2. El ànimo de quienes nos escuchan es darnos su consejo… NO! sòlo quiero ser escuchada! Me uno a la campaña de detenernos a ESCUCHAR y de hacer que NOS ESCUCHEN… o en última instancia, o primera, practicar a ESCUCHARME.

Comentarios cerrados.