Tres testimonios al regresar del Círculo de Presencia Biodinámica

Testimonio 1

Hola.

Compartiendo sin rebuscar y antes de que sea o no de otra manera, tuve oportunidad de no llegar directo a CDMX llegue a Guadalajara estuve un día entero llegando por la tarde del lunes, me sentí tan rara llegando primero a un lugar y dinámica diferente parecida a la ciudad, al bajar del taxi que me dejo cerca de una estación de trolebús que parecía metro a tres cuadras que se me hicieron larguísimas me sentí tan cansada pesada desorientada que apenas pude empezar a dar pasos …

Llegando a lugar con la amiga que me quedaría me toco vivir una situación en principio linda fluida y luego de estrés con un grupito de como seis adultos y un recién nacido en el cual me sentí con una tranquilidad y confianza en el caos de la situación que pasado el susto me di cuenta que ayudó al grupo a sentirse de igual manera en ese breve momento…

Después percibía que mi amiga me miraba con curiosidad creyendo magnificaría el evento que se vivió y solo la escuché y lo platicamos …

Le ofrecí una sesión tuve energías la cual disfruté y ella la agradeció ..,.

Día siguiente raro me sentía sin rumbo extraña agotada con algo de miedo no sé a qué y porque un poco por haber estado en el mercado de San Juan que sentí el ambiente pesado procuré no estar mucho ahí pero bueno igual quiero justificar mi sentir del miedo

Ya en la ciudad DF ayer como que no puedo entrar en el ritmo de las prisas cuando intente por retrasos en tiempo de apresurar el paso no pude, así que baje el ritmo y en esa tranquilidad llegue a mis actividades bien …

En mis reacciones con quienes vivo hasta en eso me siento con flojera de reaccionar a lo conocido inevitable …en este caso con tranquilidad y compasiva conmigo

También quiero contar que cuando Laura estaba tomando su tiempo para el clavado en principio sentía ganas de aventarme cuando Laura me decía ándale aviéntate tu primero y me aviento jajaja lo siento mi cuerpo sintió reír pero rico recordando mi cobardía, pues bien que no lo hice, me sentí a gusto no hacerlo no me castigue como suelo hacer

Pero mi mente ahora dice igual así vas en tu vida al mismo tiempo algo en mí dice igual no …

Testimonio 2

Hola!

Te cuento que ayer me sentía extraña, como de mal humor o vulnerable, desconcertada, como que no me hallaba en ningún lugar ni nada me hacía ilusión o me consolaba. Estaba con gente y me sentía como inadecuada. Sobre todo porque yo tenía como la expectativa de sentirme muy bien (jaja).

Hoy me desperté muy cansada y con esta sensación pero fue cambiando durante el día. Me noté en la interacción con mis alumnitos muy diferente, como muy presente y ya no me importaba tanto si estaba bien o mal, sino estar.

Sentía como una capacidad de. … eso, de capacidad en el sentido de un vacío que puede sostener muchas cosas. Me noté un silencio y una paz distintas. También me noto que me cuesta mucho pensar en el futuro, lo cual se complica porque me están pidiendo en varios lugares que les diga mis planes para el próximo ciclo. Lo único que se me antoja es vivir. ¡No quiero trabajar jajaja!

Es todo. En esas ando…

Testimonio 3

Les comparto mi llegada a casa:

Llegué más de media noche con un desgano y sinsentido de llegar como nunca lo había sentido. Mis sentimientos eran de nula emoción de encontrarme con mi esposo, de continuar con la relación bastante desgastada en los últimos años.

Tuve un sueño (pesadilla) en donde veía que lo que me había motivado a casarme fue la posición social. Al despertarme, en lugar de sentirme culpable (como solía durante mi época de psicoanálisis) fue seguir atenta de mis reacciones.

Pensaba en cómo hacerle para separarme ya definitivamente. ¿Dónde buscaría un lugar para vivir y trabajar? ¿Dónde pondría mis cosas como mi auto, mi triciclo y tantas chácharas que he acumulado. Lo que me llevaba adelante era una claridad de que ¡¡ya la separación era inminente!! (me ha sucedido muchas veces a lo largo de esta última década de casada y luego reculo).

Por la tarde se me ocurrió una idea brillante. Como nuestra casa es grande (tiene tres pisos) yo podría arreglar la planta baja para que fuese mi habitación y seguir con la salita-biblioteca para continuar recibiendo a mis clientes. Gozaría de ver el patio en donde hace 41 años planté unos bambúes, etc. Esa idea me encantó y lo concebí como un paso intermedio antes del paso mayor (similar a como fue mi intento de echarme el clavado desde lo alto en La Laguna en uno de los recesos del Círculo). Me dije _así le voy a ir haciendo, poco a poco.

Me puse tan contenta de llegar a esa conclusión que a la mañana siguiente se lo planteé a él con firmeza, agregando que saldría todo muy bien ya que ambos nos hemos demostrado que podemos con los retos que la vida nos ha puesto.

Sin embargo, hacia la noche surgió en mí una ternura insospechada que me hizo concluir que la convivencia nos había traído retos, pero también había crecido amor entre los dos, que indudablemente yo seguía queriendo estar a su lado, acompañarlo y dejarme acompañar por él.

Al día siguiente fue creciendo en mí la noción de saber que aún tengo tiempo y oportunidad de hacer las cosas mejor. Me ‘cayó el veinte’ de que el miedo no sólo puede impedir que uno salte hacía afuera de la relación sino que también puede empañar el sentir el deseo más profundamente de dar amor.

Sentí un gran deseo de dar AHORA lo mejor de mí, de acompañar a mi compañero en estos difíciles años de la edad madura, rallando en la vejez. Es la primera vez que hago conciencia de este MIEDO en mí!! algo que no había logrado ver nunca con nitidez.

Fue un cambio muy notorio que, ahora que reviso este texto, a un mes y medio de haberlo escrito, veo que es auténtico, que me está funcionando!!

Sentir la alegría de amar hasta en la médula, en la orejas, en la garganta y en el corazón, ha sido el regalo de mi trabajo en este seminario.

Me siento realmente feliz por haber encontrado el Amor escondido en mí!

P.D. Ah, y el dolor en la rodilla al subir escaleras, mi colitis y otras molestias gástricas se han esfumado!

Texto: participantes del retiro de Presencia Biodinámica con Carles Company
Foto: Pixabay